Estrellas, Mitologia, Vino y Gastronomía en el Campo de Montiel

Que saben los cerdos de estrellas sin nunca han visto el cielo.
Anónimo

Zeus, dios de dioses del olimpo, se enamoró perdidamente de una ninfa de los bosques de Arcadia llamada Calisto. Ella se había consagrado a la virginidad, pasaba la vida en el monte, cazando, con el grupo de las compañeras de la diosa Ártemis.

Zeus la vio y se enamoró  y, para que no huyese, tomó la forma de la diosa a cuyo abrazo Calisto no se opuso. De esta unión nacería Arcas o Árcade. La ninfa, engañada y avergonzada, oculta su cuerpo  y permanece alejada de la diosa. Un día,  Ártemis decide bañarse con sus ninfas y todas se desnudan menos Calisto, que quiere esconder su embarazo. Sus compañeras le quitan la ropa y una vez enterada Ártemis, la expulsa de su séquito y la convierte en osa.

Cuando Calisto quedó transformada en osa, Zeus confió el niño a Maya, madre de Hermes, que lo crió. Un día, siendo ya hombre, Árcade encontró en una cacería  a su madre en forma de osa, y la persiguió. El animal se refugió en el templo de Zeus Licio. Árcade entró en el recinto sagrado tras ella. Pero una ley del país castigaba con la muerte a quien entrase así en el templo. Zeus se apiadó de ellos, y para evitar que muriesen, los transformó en constelaciones: la Osa Mayor y la Osa Menor.

Hera, la mujer de Zeus, llena de celos y de rencor, no contenta con que cada día Zeus pudiera ver a su amada Calisto en el cielo, ordenó a su hermano Poseidón que intercediera para evitar que jamás Arcas y su madre Calisto pudieran acercarse al mar. Y desde entonces eso se cumplió, pues ninguna de las dos constelaciones puede ocultarse y permanecen siempre visibles.

¿Cuánto tiempo hace que no miras las estrellas? mucho, ¿verdad? El Campo de Montiel es el lugar perfecto para ello gracias a la claridad de nuestros cielos y a la poca contaminación lumínica existente.

Vía láctea sobre “El Campo de Montiel”

Pero lo que no sabes, es que cielo nocturno esconde grandes historias de amor, bondad, lujuria, venganza, pasión, traiciones, celos…. Si te dejar conducir por Calambur Experience te vamos a enseñar esta historia y muchas más, los próximos días 22 de julio y 14 de agosto en nuestra experiencia “Noches De Vino Y GastroAstronomia”.

En esta peculiar actividad realizada en un paraje natural seleccionado a ex proceso, buscamos emocionarte maridando increíbles leyendas de constelaciones, con la mejor de la gastronomía realizada por el restaurante “la Gavilla”, cena tipo bufe donde devoraremos a Júpiter con sus sorprendentes matices, nos maravillaremos con los sutiles aromas de Alfa-Centauri…. Y beberemos los elixires de Dionisos en una divertidísima cata de vino en copas luminosa seleccionados por la bodega Infanteña 500Arrobas.

Desde tiempos inmemoriales las estrellas, el vino y los dioses van de la mano y estas tres han cautivado al hombre, ellas, las estrellas, tan distantes, tan frías, posadas ahí todas las noches sobre las cabezas de los pobres mortales, él, el divino como algunos llamaron al vino, que nos da calor, alegría, sensaciones, que en ocasiones, como estas Noches de Vino y Gastronomía en la cual por unos instantes ¡Seremos Dioses!

Para mas información y reserva AQUI