El día 31 de Octubre posiblemente sea la noche más mágica del año en todas las culturas a lo largo de la humanidad ya que se considera que en este día se abrían las puertas del más allá dejando pasar espíritus, fantasmas y demonios al lado de los vivos.

Por ello tenemos preparado para ti

  • Observación del cielo a simple vista guiado por láser.
  • Leyendas de terror y astronomía.
  • Observación astronómica de cielo profundo de los objetos más terroríficos.
  • Espectáculo y degustación de Queimada Gallega.
  • Ven disfrazado, tendremos premio al mejor disfraz.
  • Café y chocolate caliente para el frio.

20€ adultos

7€ menores de 12 años  y mayores de 5 años (resto gratuito)

Ven disfrazado, tendremos premio al mejor disfraz.

 

El 31 de octubre es la noche de Halloween, una contracción de la expresión inglesa “All Hallows Eve” (que significa “víspera de todos los santos”). Su nombre actual esconde el verdadero origen de la celebración, que ya hace más de dos mil años tenía un significado tenebroso y fantasmagórico, y una estrecha relación con la astronomía.

Se cree que esta tradición llegó a norteamerica a través de los inmigrantes irlandeses que contaban historias como la de Jack O’Lantern (origen de las famosas calabazas iluminadas), y con el tiempo toda su mitología ha llegado a ser una fiesta global.
Halloween se basa en la celebración del año nuevo celta, fiesta conocida como Samhain, practicada entre los años 1.200 y 400 a.C. Entonces los celtas creían que en las noches cerca del 31 de octubre se abrían las puertas del más allá dejando pasar espíritus, fantasmas y demonios al lado de los vivos.

Las noches cerca del 31 de octubre se abrían las puertas del más allá dejando pasar espíritus, fantasmas y demonios al lado de los vivos.

En otoño la noche cae mas rapido, ese rápido crecimiento de las horas nocturnas es un punto para explicar por qué los celtas eligieron esa fecha y su relación con la oscuridad y las tinieblas, despreciando otras efemérides astronómicas más fáciles de identificar como los solsticios o equinoccios. Puede que la coincidencia con la recogida de la cosecha y la llegada del frío añadieran peso a la elección, no en vano Samhain significa “fin del verano”.
Puede parecer una elección primitiva para situar el inicio del año, pero no lo es más que la de nuestro calendario actual. En la actualidad las fiestas de la Navidad dan paso al año nuevo y estas fiestas vienen de la fiesta astronómica pagana del solsticio de invierno, en el que se produce la noche más larga del año y el día más corto. Y es que la mayoría de las celebraciones tradicionales tienen algo de astronómico.